¡Un lugar para disfrutar!

La elefanta y el cocodrilo

14

Publicado por Nela a las 8:46 p. m.


Una elefanta y su bebé estaban bebiendo en el río Luangwa, en el sur del Parque Nacional del mismo nombre, cuando fueron atacados, por sorpresa, por un cocodrilo, que atrapo la trompa mamá elefanta entre sus fauces.


Ante el inesperado ataque, el bebé corrió a esconderse detrás de su mamá, pero sin alejarse ni un momento de ella.


La rapidez del atacante, y el dolor que debía sentir, la elefanta en la trompa, hizo que sus patas traseras se doblaran y parecía que iba a sucumbir.


Sacó todas sus fuerzas para incorporarse y tratar de sacar al saurio del agua, que era su única posibilidad de salvar al bebe y salvarse ella


Tiró con todas sus fuerzas, para lograr su objetivo


Al final consiguió incorporarse del todo y arrastrarlo fuera del agua, aún con él colgado de su trompa.


Una vez fuera del agua comenzó a correr, para lograr que el cocodrilo se soltara.


Y por fin, lo consiguió. Esta vez tuvo suerte, pero tal vez no sea así la próxima, pues el peligro siempre les está acechando.

¡Bien por la elefanta!

Comentarios (14)

Que mal rato debio pasar la pobre elefanta... al menos no resulto herida ni su pequeño tampoco. De cocodrilos sigue la cosa, ¿No?

Buah que fuerte! cómo es la naturaleza.

Tu blog está excelente, me encantaría enlazarte en mis sitios webs. Por mi parte te pediría un enlace hacia mis web y asi beneficiar ambos con mas visitas.

me respondes munekitacat19@hotmail.com

besos

Catherine

Ay Nerea, con la ultima imagen que ha puesto Nela, quien diría que se salvaron, verdad? Seguimos con la temática ;)

Pues si Claudia..

Hola Nela. Que gusto conocer tu blog, está super interesante y entretenido.

Saludos desde Lima.

Qué elocuentes imágenes!
Garbosa y valiente la elefanta!
Y la ternura del bebé escudándose tras ella.
Grandioso!!!
Besos!

Ahora te escribo Delirios de muñequita.

Hola Arturo, soy Mar, la otra parte de la firma ;) Nela y yo nos alegramos de que te guste!

Tenía que proteger su vida y la de su bebe, Carmela!

Un beso!

Hola Nela! un gusto recorrer tu blog, me encanta...
Besosss

Este tipo de noticias siempre me dejan medio trastocada. Pero es que hay son los animales, tienen que comerse uno a otros.

Gracias por tu visita Olga!

Asi es Martinyfelix..

Genial post y unas fotos impactantes. No quiero ni imaginar el dolor tan grande que debió haber sufrido la elefanta como para que sus patas traseras se le doblaran, sentí mucha lástima por ella y su bebé, que bueno que su fuerza e inteligencia lograron que se alejara del peligro.

Saludos!

La verdad es que las fotos impresionan, Gladyzs!

La vida misma. Con la seguridad de la muerte. Quizás cuando te muerda la trompa un cocodrilo, cuando te caiga una teja o cuando el corazón se pare de puro aburrimiento. Imágenes tiernas dentro de su crudeza, con marketing (si en vez de una pacífica elefanta con su cría hubiera sido una hiena, por ejemplo ¿qué?). Saludos desde la lluvia que no cesa (miedo me da que me salga un cocodrilo de una alcantarilla y me muerda no sé dónde).

Tienes razón, probablemente con la visión de la hiena la historia hubiese cambiado.. Gracias por la visita Pedro!

Publicar un comentario

Tus opiniones nos importan para mejorar, deja tu comentario!