¡Un lugar para disfrutar!

Mi mamá es muy blandita

4

Publicado por Nela a las 11:08 p. m.



El polluelo de avestruz, de la historia, fue abandonado un día de lluvia por su mamá, que prefirió cobijarse de la lluvia a ocuparse de él, en la Granja Holly en algún lugar de Irlanda.


Los empleados de la granja preocupados por el polluelo, que estaba abandonado y no quería comer, por la tristeza del abandono de mamá, pidieron ayuda a Tim Morphew, su director, para que les diera alguna solución, para que el animalito recuperara la alegría.

Y Tim, encontró la solución, comprarle una mamá avestruz, tierna y blandita de peluche, que le hicieron por encargo, con quien ahora el polluelo, está feliz y contento, aunque casi es tan alto como mamá, ¿pero qué importa eso, si se siente querido?


En nada el polluelo estará en condiciones de valerse por sí mismo y podrá volver con sus congéneres y llevar una vida pacífica y feliz en la granja, sin echar de menos a la mamá que lo abandono, porque ha recibido la compañía y la ternura de una, que aunque sea de peluche, no lo ha dejado solo ni un momento.

Comentarios (4)

¡Muy bonito! es que los peluches obran milagros, por eso a los niños les encantan, y a los que no somos niños también jaja.
Besos, feliz noche

¡Una mama de peluche calentita y blandita! Que mona y que bien para el polluelo, que asi ha podido salir adelante.

Tierna tu entrada, Nela. Si supieras lo bellos que son los "Choiques" bebés de la Patagonia argentina. (son avestruces pero de tamaño mediano, si lo comparamos con el ñandú americano y el avestruz africano)Un beso.

Nela y Mar, en mi Blog Los años no vienen solos. . ., en la página Reconocimientos, he dejado algo para Uds y este Blog, de corazón. Un abrazo ZM

Aisss que lindo, a veces algo blandito lo cambia todo. Besos.

Publicar un comentario

Tus opiniones nos importan para mejorar, deja tu comentario!